Skip to contentSkip to main navigation Skip to footer

5 claves de esta semana en la Convención Constitucional

Esta semana las comisiones transitorias terminaron sus labores para consagrar ya el borrador de un reglamento definitivo, documento que ahora pasará a ser debatido en el Pleno. Dos semanas debería tomar el proceso para el 10 de septiembre contar con un texto final.

1- Nueva estructura para comisiones permanentes

La comisión de Reglamento trabaja contra el tiempo para poder entregar una propuesta final al pleno este 28 de agosto. 507 son las indicaciones que han debido revisar durante la semana, con el objetivo de conformar un texto unificado, que a partir de la próxima semana deberá recoger —además— los informes de las demás comisiones transitorias. El trabajo de la Comisión de Reglamento se ha centrado en articular la estructura, organización y rol que tendrán las comisiones temáticas. Y en ese plano, esta semana se determinó que serán 7 las comisiones permanentes, pero con algunos ajustes a lo aprobado la semana pasada. Con ello, se creará la nueva Comisión de Conocimiento, Ciencia y Tecnología, que se encargará de otorgar un marco de institucionalidad, gasto fiscal y políticas públicas en materias de Cultura, Artes, Humanidades, Ciencia y Tecnología; además de determinar el rol del Estado y la instauración de un nuevo articulado de derecho, que proteja todas estas materias. Además, se fusionó —en una sola comisión— la tarea de determinar los nuevos derechos fundamentales que se consagrarán en el nuevo texto constitucional y que contemplarán garantías como: Derecho a la vivienda, a la ciudad, a la tierra y al territorio; Derecho al trabajo y su protección; trabajo no remunerado de cuidados y doméstico; Derecho a la negociación colectiva, huelga y libertad sindical; Seguridad Social y sistema de pensiones, entre otros.

Con esto, la propuesta definitiva para las comisiones permanentes quedó así: 1. Comisión sobre Derechos Fundamentales: Derechos Políticos, Civiles, Derechos Económicos, Sociales y Culturales; y Sobre Derechos Colectivos de los Pueblos Naciones Indígenas Preexistentes al Estado. 2. Comisión sobre Principios Constitucionales, Democracia, Nacionalidad y Ciudadanía. 3. Comisión sobre Forma Jurídica del Estado, Equidad Territorial y Organización Fiscal, Política y Administrativa. 4. Comisión sobre Derechos Fundamentales: Derechos Económicos, Sociales y Culturales; y sobre Derechos Colectivos de los Pueblos Naciones Indígenas Preexistentes al Estado. 5. Comisión sobre Medio Ambiente, Derechos de la Naturaleza, Bienes Comunes y Modelo Económico. 6. Comisión sobre Sistemas de Justicia, Órganos Autónomos de Control y Reforma Constitucional. 7. Comisión sobre Sistemas de Conocimiento, Ciencia y Tecnología.

2- La ciudadanía dirime

La participación ciudadana continúa siendo un eje central en la discusión del reglamento. Es un elemento que, sin duda, estará presente en los debates de los contenidos constitucionales, y con fuerza. A la aprobación de la indicación que establece la posibilidad de que la ciudadanía presente mociones para normas constitucionales; ahora, también, se abrió la posibilidad de que la ciudadanía pueda dirimir —mediante plebiscito — aquellas normativas que no alcancen el 2/3 de aprobación en el Pleno, pero que sí cuenten con, al menos, una mayoría de 3/5. Esta indicación había sido rechazada por la Comisión de Reglamento, pero ahora entró nuevamente como indicación mediante la Comisión de Participación Popular y Equidad Territorial. De continuar avanzando, como todos los demás artículos del reglamento, pasará a pronta discusión del Pleno. Así también, se estableció que, de aprobarse dicha normativa, esta debe pasar por una nueva reforma constitucional llevada a cabo en el Congreso Nacional.

Esta iniciativa se pudo rearticular luego del acuerdo al que llegaron amplios sectores de la Convención, entre ellos el Frente Amplio e Independientes No Neutrales que, en una primera instancia, no se habían mostrado a favor. Con ello, la participación ciudadana sigue escalando, para convertirse en un actor protagonista del proceso.

3- Algunos principios centrales del Reglamento

El borrador del Reglamento de funcionamiento y orgánica de la Convención Constitucional ya toma forma con la elaboración de articulados y la determinación de algunos principios rectores. Por ejemplo, el que establece una definición conceptual sobre la Convención y su principal objetivo: “la Convención Constitucional es una asamblea representativa, paritaria y plurinacional, de carácter autónomo, convocada por el pueblo de Chile para ejercer el poder constituyente”, dice el texto. Este punto generó una polémica muy tratada en los medios, al no incluirse el concepto de República de Chile, sino el de pueblo. Pero es importante aclarar, y lo han hecho distintos convencionales, que esto determina solo el origen y la definición de la Convención, lo que no significa —a priori— que el concepto de República sea eliminado del texto constitucional definitivo. Todo lo que se está debatiendo es el Reglamento, hasta ahora no se ha escrito ningún artículo de la nueva Carta Fundamental.

Otros conceptos rectores que tendrá el reglamento apuntan a la preeminencia de los derechos humanos, de igualdad y prohibición de discriminación. También es parte de sus principios rectores el enfoque de género con perspectiva feminista y bajo el concepto de interculturalidad, definido como: “Un conjunto de medidas de diálogo horizontal entre diversos, que fomenta la reinterpretación de la relación entre ellos en igualdad y respeto mutuo, reconociendo la diferencia y las particularidades, especialmente, de los pueblos presentes en Chile”.

4- Ética y Derechos Humanos

Mientras la comisión de Ética ya terminó su propuesta, que será presentada al Pleno, la comisión de Derechos Humanos tendrá un plazo hasta el 10 de septiembre para entregar un primer informe que contemple un glosario de términos y un comparado sobre tratados internacionales. Luego, el 11 de octubre, deberá exponer un informe sobre verdad histórica reparación y garantías de no repetición. Todo ello, para que sirva de insumo al momento de consagrar el tema de los derechos humanos en la nueva Carta Magna, ya en el debate de fondo.

Por su parte, la Comisión de Ética elaboró un texto sobre principios, normas y parámetros para orientar la convivencia al interior de la Convención Constitucional y resguardar la dignidad del cargo de convencional constituyente. El documento establece mecanismos para prevenir, conocer y sancionar las infracciones a los principios de ética, probidad y transparencia, interculturalidad y perspectiva de género, así como también las vulneraciones a los principios de tolerancia, pluralismo y fraternidad. De acuerdo a sus principios rectores, los y las convencionales deberán actuar en base a la “fraternidad y sororidad frente a sus colegas”, y en caso de “no cumplir con el deber de votar, por estar presente en algún medio de comunicación y difundir noticias falsas en cualquier espacio o red social, incluyendo las sesiones de Sala” será sancionado.

5- La hora del Pleno

Contra reloj han sido estos últimos días para que cada comisión llegue este 28 de agosto con sus propuestas para el Reglamento. Dicha comisión ha sido la que más carga se ha llevado, pues es la comisión base y articuladora. Una vez que esté depurado el texto final de Reglamento, vendrá la hora del pleno. Hasta ahora, los plenarios han sido convocados una o dos veces por semana, pero —básicamente—para dar cuenta del trabajo que se ha venido llevando a cabo. Ahora, por primera vez, las y los 155 convencionales se veran las caras para debatir sobre el primer texto que emanará de la instancia. Será el momento en que se verá quiénes son los que más intervienen, pero —por sobre todo— sí sus actuaciones y votaciones serán dadas por un conjunto o se tomarán de forma más personal. Será el momento de ver las alianzas políticas que se formen al interior de la Convención y cuánto pesa cada una de ellas.

Todo esto, según los plazos establecidos por la Mesa, deberá tener un espacio de dos a tres semanas con el objetivo de tener el reglamento aprobado a mediados de septiembre, dejando la última semana del mes para despliegue territorial, para ya la primera semana de octubre comenzar el debate de fondo: el de los contenidos constitucionales.

Por Víctor Hugo Moreno Soza

Ir al contenido