Skip to contentSkip to main navigation Skip to footer

5 Claves de la semana constitucional

La semana pasada se aprobaron las asignaciones para las y los convencionales, y la Comisión de Reglamento, que sesionó en la Casa Central de la Universidad de Chile, comenzó a establecer los primeros acuerdos para la elaboración de la normativa interna de la Convención. En UChile Constituyente abordamos los principales acontecimientos de esta semana constituyente.

1- Monto final de las asignaciones

Esta semana se aprobaron las asignaciones que tendrán las y los convencionales para efecto de sus labores operativas mientras dure el proceso constituyente. Según el artículo 134 de la Constitución —que creó las a bases de la actual Convención— serían los propios constituyentes quienes determinarían el uso que les darían a estos recursos, lo que finalmente quedó resuelto por el Pleno de la Convención el pasado jueves 12 de agosto. De este modo, el monto original —que era de $1,5 millones para cada convencional— se aumentó a 77 UTM ($4.021. 401), dineros que serán redistribuidos del presupuesto ya establecido, por lo que no significará un monto extra o una solicitud de mayores recursos. Estos dineros se distribuirán de la siguiente manera: 40 UTM para personal de apoyo; 27 UTM para gastos en viáticos; y 10 UTM para gastos operacionales (fotocopias, boletines, impresiones, entre otros). Para las y los convencionales de escaños reservados y de zonas extremas el incremento será de 5 UTM.

Los gastos en viáticos, por otra parte, deberán ser rendidos por boletas y facturas, y todo el proceso será revisado por el recientemente creado Comité Externo de Asignaciones, que velará por el correcto uso de los recursos fiscales.

2- Plazos para propuesta de Reglamento

Las tres subcomisiones formadas en la Comisión de Reglamento: Vinculación; Estructura Orgánica y de Funcionamiento y Procedimiento de Generación de Normas, sesionaron durante la semana pasada en la Casa Central de la Universidad de Chile, en donde se habilitaron tres salones para que pudieran efectuar sus reuniones. El objetivo de esta comisión es clave: de esta instancia deberá emanar el reglamento definitivo que regule el funcionamiento estructural y orgánico de la instancia encargada de escribir el nuevo texto constitucional. Y ya hay algunos avances. Por ejemplo, en la subcomisión de Normas se aprobó la idea de que exista un mecanismo de moción popular de iniciativas constitucionales para que la sociedad civil pueda enviar propuestas. Este punto se acordó en forma general, faltando aún establecer detalles para una propuesta final. Además, se estableció que las y los convencionales deberán contar con un mínimo de 8 y máximo de 16 firmas para presentar propuestas de contenidos. También, se acordó que antes de iniciar el debate de los temas constitucionales, cada convencional tendrá un espacio para un discurso de apertura, acompañado de un texto de no más de 10 páginas, en donde exponga sus ideas centrales para la nueva Constitución.

En tanto, en la subcomisión de Estructura se comenzará a trabajar en un índice con normas y principios básicos, que serán acompañadas de un glosario de conceptos que sirva de guía para el debate de contenidos. Todas estas propuestas deberán ser expuestas en las próximas semanas a la Comisión de Reglamento en su conjunto, compuesta por 31 convencionales, para a fines de agosto ser debatidas en el Pleno. Sobre los plazos, se ha mencionado que la primera semana de septiembre debiese comenzar la discusión plenaria, para el 10 de septiembre contar con el reglamento aprobado.

3- Avance del debate en comisiones

La mayoría de las comisiones está en pleno proceso de audiencias públicas. Por ejemplo, la de Derechos Humanos se ha centrado en recibir a diferentes agrupaciones de pueblos originarios, quienes han ido a contar sus experiencias y relatos, generándose un debate reflexivo e histórico sobre su situación. Mientras que la Comisión de Ética avanza en las primeras definiciones en torno al marco normativo que regulará la probidad, transparencia y la no violencia. Se está comenzando la redacción de un prólogo con el establecimiento de principios básicos en torno al tema. En tanto, la Comisión de Descentralización trabaja en un importante desafío: ser la primera instancia convencional en salir a regiones, trabajo que comenzó a desarrollarse esta semana en Arica.Las comisiones de Comunicaciones, Participación Popular y Territorial centraron sus tareas en recibir audiencias públicas, para comenzar los próximos días a sistematizar y discutir los diferentes puntos que se han expuesto.

4- Sobre comisiones permanentes

Si los plazos se cumplen, la primera quincena de septiembre deberían estar funcionando las comisiones permanentes: las encargadas de debatir los temas de fondo y escribir la nueva Constitución. La comisión de Reglamento ya está en proceso de determinar cuántas comisiones se crearán para tal efecto. Ya se habla de entre 15 y 20, las que deberían, a su vez, dividirse en subcomisiones que revisarán temas específicos. Por ejemplo, la comisión que se encargue de revisar los derechos y garantías probablemente deba dividirse en temas como educación, salud, medio ambiente, entre otros. También se está evaluando crear una comisión de armonización, que se encargaría de hacer dialogar los contenidos que aborden las comisiones temáticas y pueda llevar, además, un hilo conductor en cuanto a la redacción, para que exista una uniformidad. Todas estas materias se revisarán en detalle a partir de la próxima semana, lo que comenzará a entregar luces de cómo se estructurará el trabajo final de los contenidos constitucionales.

5- Más allá de los salones del ex Congreso

Más de 200 organizaciones civiles, universitarias, gremiales, privadas, entre otras se han inscrito para exponer alguna propuesta en torno a los temas que se están discutiendo en las 8 comisiones creadas para ver el reglamento y orden interno del trabajo convencional. Solo para eso, faltando aún que se abra el debate de los contenidos constitucionales de fondo. Este gran interés por participar se suma al inminente mecanismo de deliberación popular que se instalará de forma oficial y normada para que las diferentes comunidades sean actores del proceso. Un escenario que da cuenta que la discusión constitucional traspasará los límites de los salones del Ex Congreso Nacional y el Palacio Pereira. De hecho, que se hayan realizado sesiones en la Universidad de Chile también es una señal, como expresaron algunos convencionales presentes en Casa Central, de una necesidad de salir a generar diálogo en otras instancias. Sin duda, las lógicas de participación ciudadana que están primando en este primer mes de funcionamiento apuntan a nuevas prácticas deliberativas y democráticas, lo que se refleja, además, en el alto interés por estar presente en el proceso, a través de las audiencias públicas.

Ir al contenido