Skip to contentSkip to main navigation Skip to footer

Especialistas UCH hacen llamado a la participación ciudadana en la Convención Constitucional

Tras el histórico plebiscito de 2020, la Ley 21.200 dio paso a la conformación del primer órgano constituyente y democrático, encargado de la redacción de una nueva Constitución Política para Chile. Con 155 miembros, el espacio cuenta con paridad de género, escaños reservados para los pueblos originarios y participación ciudadana en el proceso.

Buscando aportar con su rol público, diversos miembros de la comunidad de la Universidad de Chile se han hecho parte de los espacios de diálogo y reflexión de la Convención Constitucional. El órgano representativo ha puesto a disposición diferentes mecanismos de participación individual y colectiva para impulsar iniciativas representativas a las necesidades país.

La Convención y la participación

Con nueva mesa directiva, la Convención Constitucional cuenta con 7 comisiones temáticas, que ya están abordando los diferentes contenidos para la redacción de normas constitucionales.

Según el cronograma establecido, el 4 de julio se presentaría al país el borrador de texto de una nueva Constitución, el que deberá ser ratificado por la ciudadanía mediante un plebiscito de salida que será de carácter obligatorio.

Contando con mecanismos de participación individual y colectiva, las y los ciudadanos pueden ser parte de este histórico proceso, mediante audiencias públicas, iniciativas de norma popular, foros deliberativos, cabildos comunales, encuentros autoconvocados, jornadas nacionales de deliberación y cabildos históricos.

El Académico de la Facultad de Derecho y miembro de la Secretaría Técnica de la Convención Constitucional, Francisco Soto, explicó que “este es un trabajo bastante intenso. Cada una de las iniciativas cuentan con equipos que verifican los contenidos y los redactan para ser presentada a la Convención. En lo que respecta a la participación popular, las instancias deben contar con el patrocinio de 15 mil personas para ser consideradas”.

Sin embargo, la Académica del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile, María Cristina Escudero, comentó que “el problema tiene sus raíces en que la ciudadanía tiene alta desconfianza institucional. Los procesos de participación son muy importantes para legitimar esta instancia, y por ello, el contenido de la nueva Constitución es tan crucial como la opinión de las personas”.

A su vez, la profesora Escudero agregó que “la participación debe ser incidente para que genere un efecto positivo. Se debe debatir y explicar a la ciudadanía los motivos de las acciones a tomar. Este es un proceso que va muy rápido y el llamado es a que la población se informe y se haga parte”.

Una vez que las iniciativas constitucionales se presenten y se revisen, deberán ser aprobadas mediante un quórum de 2/3, tal como obliga la Ley 21.200.

UChile Constituyente

UChile Constituyente es una de las plataformas virtuales que han aportado al proceso constitucional por el que atraviesa la nación. Su misión es aportar, contribuir e incidir en este relevante debate, poniendo a disposición de las y los constituyentes -y de la sociedad en general- el conocimiento y acervo académico, en las diferentes materias relacionadas a las temáticas constitucionales.

El actual director de Desarrollo Estratégico y Relaciones Institucionales de la Casa de Bello y encargado de UChile Constituyente, Juan Gabriel Valdés, añadió que “la universidad ha intentado aportar a los debates públicos desde diferentes veredas. En este caso, nuestro objetivo es reflejar la perspectiva de la comunidad, con su diversidad y creatividad, y así, entregarle a las y los constituyentes, opciones concretas con sus ventajas y desventajas para la toma de decisiones”.

El espacio ha ejecutado cinco mesas de trabajo para generar propuestas concretas en diferentes materias, además de impulsar la firma de un convenio de colaboración con la Convención Constitucional y colaborando con documentos en temas de investigación, alimentación, derecho de las personas mayores, desastres naturales, entre otros.

“Para todo esto, ha sido muy importante el trabajo multidisciplinar de la universidad mediante las diferentes facultades y el trabajo de la Unidad de Redes Transdisciplinarias de la de la Vicerrectoría de Investigación y Desarrollo (VID)”, finalizó el profesor.

Por su parte el Vicerrector de Investigación y Desarrollo, Profesor Flavio Salazar, señaló que “desde hace 7 años la VID ha venido articulando grupos de investigación transdisciplinar, que proporcionan insumos académicos y análisis colectivos sobre distintos desafíos que enfrenta Chile y el mundo. De esta forma, ha podido traspasar esta experiencia de reflexión y sistematización basada en evidencias al debate constitucional”.

Una iniciativa transdisciplinar: Derecho a la alimentación

Siendo fundamental para la dignidad humana, el derecho a la alimentación ha sido prioridad en diversos tratados internacionales, como la Declaración Universal de los Derechos Humanos y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de Naciones Unidas, a los que Chile adhiere.

Por ello -y con el apoyo de la Unidad de Redes Transdisciplinarias de la VID, UChile Constituyente y VEXCom- en marzo de 2021, se creó el Núcleo sobre el Derecho a la Alimentación, al alero del Grupo Transdisciplinario para la Obesidad de Poblaciones (GTOP UCH). Esto con el objetivo de impulsar la incorporación de esta materia en la nueva Constitución Política.

De acuerdo con la Académica de la Escuela de Salud Pública y miembro de GTOP, Lorena Rodríguez, “este derecho ha sido tradicionalmente definido en base a cinco componentes: disponibilidad, accesibilidad, estabilidad, sostenibilidad y adecuación. Bajo esas directrices, reunimos a diversos especialistas y académicos/as para debatir y elaborar un documento que aborde una alimentación inocua (que no produzca daños), saludable, sostenible y que cubra las necesidades biológicas y nutricionales de la población respetando sus tradiciones sociales y culturales, para posteriormente, proponerlo a la convención”, comentó.

El proyecto fue elaborado por un grupo transdisciplinar y se presentó como iniciativa popular de norma bajo el nombre “Sin derecho a la alimentación no hay derecho a la salud ni desarrollo saludable”. Este puede ser patrocinado popularmente mediante el sitio web de la Convención: https://bit.ly/3n4Sjdm.

Ir al contenido