Skip to contentSkip to main navigation Skip to footer

Rector Vivaldi presenta norma constitucional que busca fortalecer el rol de las universidades estatales en cada región del país

“Universidades Estatales al servicio del desarrollo local, regional del país”. Este es el nombre de la norma de iniciativa popular presentada por el Consorcio de Universidades del Estado de Chile (CUECH) a la Convención Constitucional. La propuesta, tras superar las 15 mil firmas de apoyo ciudadano, comenzó a ser deliberada para su posterior votación en la Comisión de Forma de Estado del órgano constituyente.

El lunes 7 de marzo el Rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi, en representación del Consorcio de Universidades del Estado de Chile (CUECH), presentó la iniciativa popular de norma sobre derecho a la educación. Un día después, la autoridad de la Casa de Bello volvió a la Convención Constitucional, ahora para exponer sobre la propuesta de norma constitucional titulada “Universidades Estatales al servicio del desarrollo local, regional del país”. La iniciativa entró a formar parte oficial del proceso de deliberación y votación, luego que superara —al igual que la norma de derechos fundamentales— las 15 mil firmas como piso mínimo de apoyo ciudadano, llegando a alcanzar 17.744 adhesiones.

La norma está orientada a fortalecer el rol de los planteles estatales en cada región de Chile. El diagnóstico parte de la inexistencia de normas constitucionales que garanticen la descentralización de las universidades estatales, así como la coordinación y relación preferente que deben tener estas con las demás instituciones públicas en aras de la satisfacción de los intereses y necesidades del país y sus regiones. De esta manera, el artículo -que ya inició su deliberación para luego ser votado en la Comisión de Forma de Estado- apunta hacia la organización del Estado y sus instituciones. 

En específico, la iniciativa apunta a que las universidades estatales sean instituciones existentes en cada región del país, funcionalmente descentralizadas y que gocen de plena autonomía académica, económica y administrativa. Además, se busca disponer que estos planteles educativos se relacionen —preferente y coordinadamente— con las demás instituciones públicas, con el objetivo de contribuir al desarrollo de sus funciones propias y en la elaboración, ejecución y evaluación de políticas y programas de desarrollo local, regional o del país. Ante ese escenario, se plantea la necesidad de crear una nueva ley que fije un estatuto especial para el cumplimiento de las tareas universitarias. 

Para profundizar sobre estas ideas, el Rector de la Universidad de Chile y presidente del CUECH, Ennio Vivaldi, expuso —por cerca de una hora— ante las y los convencionales miembros de la Comisión. En este espacio, enfatizó la tremenda relevancia que ha tenido la educación pública a lo largo de nuestra historia en temas como salud, educación, las artes, e incluso en la obtención del derecho a voto femenino. Con dichos argumentos, el Rector de la Casa de Bello explicó que el objetivo de la norma es dotar de mayor autonomía a cada plantel estatal que esté presente en cada territorio del país.

Lo sustantivo de nuestra propuesta es que tienen que haber universidades autónomas que estén al servicio de la región. Las universidades públicas lo son, porque están al servicio del Estado, no representan los intereses de ningún grupo ideológico, ni político, ni religioso y creo que, en eso, todas las universidades estatales hemos sido ejemplares”, señaló el Rector Vivaldi.

Además, resaltó la relevancia histórica de la labor que han tenido las universidades del Estado. “En la historia de Chile —a lo mejor esto no es muy distinto en otros países latinoamericanos, pero sí en el resto del mundo— históricamente las universidades han jugado un rol preponderante en el desarrollo del país, y en eso ha estado presente el Estado. Hoy día el gran desafío es hacer eso a nivel de las regiones. Es por eso que, a partir de esa tradición de incidir en el quehacer y en la vida del Estado en el ámbito de lo público, somos las universidades públicas las que tenemos que asumirlo. Lo que esta propuesta está haciendo en realidad es generar aquellos mecanismos de lo que siempre ocurrió en Chile, con la excepción de las últimas décadas, y que es precisamente lo que estamos tratando de corregir los chilenos a través de este proceso de generar una nueva Constitución”, puntualizó.

La exposición concitó gran interés de las y los convencionales presentes, quienes preguntaron y comentaron algunos alcances de la norma, coincidiendo -en su mayoría- la importancia de que en cada región exista una universidad estatal que sea de calidad y permita descentralizar la educación universitaria, que aún sigue con una alta concentración de su actividad en el centro del país.

¿Cuál es la propuesta de norma?

La norma que será sometida a votación dice:

“En cada región existirá, al menos, una universidad estatal, funcionalmente descentralizada, y que actuará con plena autonomía académica, económica y administrativa. Estas universidades formarán parte de la Administración del Estado, relacionándose preferente y coordinadamente con las demás instituciones estatales, para contribuir al desarrollo de sus funciones propias y en la elaboración, ejecución y evaluación de políticas y programas de desarrollo local, regional o del país. Una ley fijará un estatuto especial para el cumplimiento de las tareas universitarias”. 

La norma deberá ser votada en general y en particular por la Comisión Forma de Estado. La primera barrera que deberá sortear en esta instancia es lograr su aprobación en general y particular por mayoría simple, para luego ser llevada a deliberación del Pleno, en donde el quorum para su aprobación final tendrá que ser de 2/3 de la Convención Constitucional (103 convencionales).

Por Víctor Hugo Moreno

Ir al contenido