Skip to contentSkip to main navigation Skip to footer

Académicos de la U. de Chile entregan propuestas constitucionales sobre ciencia a Mesa de la Convención

María Cecilia Hidalgo, presidenta del organismo, junto a los profesores Sergio Lavandero y Javier Simonetti, fueron parte de la comitiva que entregó presencialmente el documento a la presidenta de la Convención Constitucional Elisa Loncon. El documento incluye propuesta de temas y enfoques sobre Ciencia, Generación de Conocimiento y Sociedad. La iniciativa destaca consagrar a La ciencia como un derecho universal en la nueva Constitución.

Con el objetivo de colaborar y acompañar el debate constituyente del país, durante la tarde del miércoles 8 de septiembre, la presidenta de la Academia Chilena de Ciencias, Cecilia Hidalgo, junto con los académicos U. de Chile Sergio Lavandero y Javier A. Simonetti, se reunieron con la presidenta de la Convención Constitucional, Elisa Loncon, para hacerle entrega de una serie de propuestas de temas y enfoques sobre Ciencia, Generación de Conocimiento y Sociedad.

El documento tiene como fin destacar la importancia que tiene la ciencia y cómo debe ser incorporada como un derecho constitucional. En este sentido, proponemos que a través de la Constitución se promueva la ciencia y la investigación científica tecnológica, en beneficio del interés de la sociedad y en post del desarrollo de nuestro país”, indicó la doctora Hidalgo.

“Esta es una conversación que tiene un sello muy importante, porque refleja el dialogo para darle un espacio a la ciencia y al conocimiento, como un núcleo que también permite orientar la discusión para una nueva constitución”, destacó Elisa Loncon, quien agregó que “en la Convención Constituyente, vamos a debatir distintos temas vinculados con la sociedad chilena, y el saber científico es una herramienta que nos permite leer realidades y buscar soluciones a los problemas que aquejan a nuestra comunidadEn ese sentido invitamos a la Academia de Ciencias e investigadores a participar en futuras audiencias”.

Dentro de las consideraciones planteadas por los científicos se plantea consagrar la ciencia como un derecho universal, lo que la reivindicaría como una actividad esencial para generar una sociedad del conocimiento, que se apoye en la mejor información científica disponible para el desarrollo de políticas públicas y la toma de decisiones.

También, se destaca la necesidad de la diversidad en las ciencias. El tamaño de los grupos científicos es fundamental para asegurar la diversidad, potenciar la colectividad y acelerar la dinámica de generación de conocimiento. Continuar y mejorar la relación entre la ciencia y las universidades en Chile, es otro de los aspectos destacados por los investigadores, quienes sugieren que la nueva constitución debería contemplar el reconocimiento de las universidades en el desarrollo científico – tecnológico de nuestra nación. Al mismo tiempo, se debería fomentar su articulación con la creación de nuevas entidades de investigación científico-técnica públicas, privadas y mixtas que incrementen la capacidad nacional en ciencia, tecnología e innovación, incorporando científicas y científicos.

Por otro lado, también sugieren promover el acceso ilimitado e inmediato a la información. En este sentido, el Dr. Sergio Lavandero, profesor titular de la Facultad Ciencias Químicas y Farmacéuticas y de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, y miembro de número de la Academia, destacó que las ciencias son un derecho y así lo reconoce la Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948) y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (1966). “La ciencia es parte de la cultura de un país, comprende recursos y patrimonios de saberes y conocimientos, generados mediante la observación, razonamientos y experimentación, los que se transmiten de  generación en generación a través de la educación formal. Por ello, resulta fundamental que la futura constitución incorpore plenamente a la ciencia”, comentó.

Durante la reunión, el Dr. Javier Simonetti, Profesor Titular de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Chile y miembro correspondiente de la Academia, también destacó que el momento que vive Chile actualmente es único y excepcional. “Por primera vez podemos preparar y redactar una constitución en democracia, es decir que se escuche la voz de todas y todos, y en ese contexto la Academia Chilena de Ciencias está haciendo un aporte importante al presentar a los convencionales constituyentes la relevancia que tiene la ciencia para el desarrollo cultural y social de este país”, dijo

Otro de los participantes de la jornada fue el Dr. Pablo Marquet, profesor titular de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Pontificia Universidad Católica de Chile y miembro correspondiente de la Academia, quien expresó que “por fin la constituyente se encuentra con la ciencia. Esperamos que este sea el inicio de un diálogo fructífero, y poder reconocer en la nueva constitución la importancia de tomar decisiones, basadas en las ciencias y evidencias científicas, fomentando la diversidad y el carácter colectivo de esta actividad”.

Principales propuestas constitucionales

La Constitución actual señala en el Capítulo III, Artículo 19 que “Corresponderá al Estado, asimismo, fomentar el desarrollo de la educación en todos sus niveles; estimular la investigación científica y tecnológica, la creación artística y la protección e incremento del patrimonio cultural de la Nación.” Esta mención, aunque loable, es débil e incompleta a la luz de lo avanzado en otras constituciones, tanto de países con vasto desarrollo científico como de aquellos que han incorporado la ciencia como derecho constitucional en tiempos más recientes, como indican las y los académicos.

En este contexto, la Academia Chilena de Ciencias se permite sugerir los siguientes temas:

1. Derecho a la educación y la cultura.
2. La ciencia como derecho constitucional.
3. Promoción de la ciencia e investigación científica-técnica en beneficio del interés general.
4. Reconocer y proteger el derecho a la libertad de enseñanza y creación científica y técnica.
5. Asegurar la propiedad intelectual.
6. Asegurar un financiamiento estatal, equivalente al menos al promedio de la OCDE, para lograr un adecuado desarrollo y crecimiento de nuestra capacidad científico y técnica.
7. Asegurar que la elaboración de políticas, planes, programas, leyes u otros instrumentos de política pública se basen en la mejor información científica disponible.

Ir al contenido